2005 - Septiembre / Octubre

Septiembre - Octubre 2005, Número 21

BOLETIN DEL ENVEJECIMIENTO POSITIVO

http://www.healthandage.com

Número 21

En este número:

COMENTARIO: Explorando el legado

“Probablemente, la palabra legado significa a menudo que una cosa  ha sido dada. Pero pienso que el darse a sí mismo o al propio espíritu es probablemente igual de importante. ¿No opina lo mismo?"Estas son las palabras de Nellie, una mujer de 82 años de edad, reflexionando acerca de lo que significa dejar una herencia para el futuro, una contribución positiva de significación duradera. Sus meditaciones sobre el legado respondían a las preguntas planteadas por los investigadores, Elizabeth Hunter y Graham Rowles, en su investigación sobre el significado de la herencia para la gente de hoy en día. Quizás el deseo de contribuir con una herencia para los que nos sobreviven es una interpretación secular de la visión religiosa de la vida eterna del espíritu. Quizás es una manera de continuar sintiendo que la propia vida es productiva. Warner Schaie y Sherry Willis (2000) afirman que la “Creación de la herencia” es una etapa normal del desarrollo del adulto de edad avanzada. Cualquiera que sea su fundamento, parece ser una manera de prestarle significación a su vida.

Hunter y Rowles proporcionan un vistazo al significado de la herencia en su profundizado estudio de 14 individuos, con edades entre 31 y 94 años, en el que hallaron que tres formas importantes de herencia eran centrales en los pensamientos de la gente. Dos de ellas eran apenas sorprendentes. Existe la Herencia Biológica, que incluye, sobre todo, la creación de la generación siguiente. También está la Herencia Material, el dejar dinero, propiedades, bienes muebles, joyas, y cosas similares.

Lo más interesante, sin embargo, fue el hecho de que casi todos los participantes sentían que su legado más importante no era ni biológico ni material, sino de Valores. Creían que su regalo más grande para el futuro podía estar en la transmisión de valores tales como la amabilidad, la ayuda a los demás, la educación, y la creencia religiosa.  Esta herencia se podía transmitir de muchas maneras, pero una de las más importantes residía en actuar como modelo. Los modos de ingresar en la vejez también ofrecían nuevas oportunidades al respecto. Podían aquí demostrar la importancia de permanecer vitales e involucrados en una actividad plena de valores. Estos últimos resultados nos impresionaron, en principio porque son altamente democráticos. No necesitamos poseer riqueza ni engendrar niños para sentir que le estamos dejando una herencia importante al mundo.  Los valores pueden ser compartidos por todos. Igual de impactante, sin embargo, es el énfasis dado a la construcción humana del significado.  No es el hecho material de los niños o de las posesiones a la larga lo importante, sino que lo es el significado que le damos a la vida y que le pasamos a los que nos suceden. Este mismo sentimiento se encuentra en las memorias de Bill Clinton, cuando decía: "Varios miembros de la prensa comenzaron a preguntarme acerca de mi herencia.  ¿Seré reconocido por traer prosperidad?  ¿Por ser un pacifista?  Intenté formular una respuesta que no solamente aprehenda logros concretos sino también el sentido de posibilidad y de comunidad que quisiera que Norteamérica incorporara".  En cualquier caso, a medida que leíamos esta investigación comenzamos a sentir que los participantes estaban dejando un legado en la misma sabiduría de sus opiniones.

Los lectores encontrarán más sobre el legado en las secciones “Crítica literaria” y “Responden los lectores”, que se hallan más adelante.

Ken y Mary Gergen

E.G. Hunter y G.D. Rowles, (2005):  Leaving a Legacy: Toward a tipology (Dejando un legado: hacia una tipología).  Journal of Aging Studies (Diario de estudios sobre el envejecimiento), 19, 327-347.

K.W. Schaie y S.L. Willis, (2000): A stage model of adult cognitive development revised (Un modelo revisado de las etapas del desarrollo cognoscitivo del adulto).  En R.L. Rubinstein, M. Moss, y M.H. Kleban (Eds.)  The Many Dimensions of Aging (Las numerosas dimensiones del envejecimiento). Nueva York: Springer.

INVESTIGACIÓN:  Ejercitarse para la felicidad

A menudo pensamos en la felicidad como una condición que nos viene por herencia ("algunas personas nacieron para ser felices"), o que fue generada por buenos estados de ánimo ("esto es un regalo maravilloso").  No obstante, como lo proponen estos investigadores, uno mismo puede desarrollar la capacidad para ser feliz.  De la misma manera que uno podría hacer el entrenamiento físico en la preparación para una carrera de bicicletas, puede también ejercitarse en las maneras que crearán un sentido más positivo de bienestar.

Para explorar esta posibilidad, los investigadores desarrollaron un grupo de ejercicios on-line que la gente podía probar durante una semana para aumentar sus sensaciones de felicidad.  Tres de los ejercicios estudiados fueron:El Ejercicio de la Gratitud: se pidió a los participantes que escribieran y entregaran en persona una carta de agradecimiento a alguien que había sido especialmente bueno con ellos.

Tres Cosas Buenas en la Vida: se les pidió que anotaran tres cosas que habían resultado bien cada día y sus causas, cada noche durante una semana.

Usar las Fuerzas de Nuevas Maneras: los participantes identificaron sus fuerzas personales, que utilizaron de nuevas formas en la semana siguiente.

¿Eran estos ejercicios eficaces para aumentar la felicidad?  Los resultados estaban mezclados pero eran prometedores.  La medida de la felicidad que fue utilizada para probar estos efectos contiene ítems para determinar cómo es la vida agradable, cómo se adquiere y cómo es de significativa.  Por ejemplo, uno podía elegir entre estas cinco opciones, en un ítem en la escala:

A. La mayor parte del tiempo estoy aburrido.
B. La mayor parte del tiempo ni me aburro ni me intereso en lo que estoy haciendo.
C. La mayor parte del tiempo estoy interesado en lo que estoy haciendo.
D. La mayor parte del tiempo estoy absolutamente interesado en lo que estoy haciendo.
E. La mayor parte del tiempo estoy fascinado con lo que estoy haciendo.

Los resultados indicaron que inmediatamente después del experimento, aquellos que estaban en una condición de gratitud eran mucho más felices y menos deprimidos dentro de sus líneas de base (N.del T.: se emplea la palabra “baseline” que es un término del juego de béisbol: se refiere a permanecer dentro del juego).  Lamentablemente, no obstante, el efecto desapareció tres meses más tarde.  Los participantes en el ejercicio de las Tres Cosas Buenas en la Vida comenzaron a evidenciar efectos beneficiosos un mes después del final del test y siguieron sintiéndose más felices entre los tres y los seis meses posteriores. De forma semejante, usar las fuerzas de nuevas maneras era un camino lento para aumentar la felicidad, pero era estable en un alto nivel en las sucesivas evaluaciones.

Los participantes en el estudio constituyeron una muestra conveniente, extraída de la gente que había explorado sitios en internet sobre psicología positiva. Tendían a ser más instruidos y financieramente acomodados que la gente común. Sin embargo, a pesar de esto, se podría concluir de esta investigación que las prácticas de apreciar los propios talentos, de comprender cómo se los puede aplicar en forma más amplia, y de qué manera la cantidad de cosas buenas que nos suceden en cada día, por razones comprensibles, permite a las personas sentir que pueden tener vidas más plenas y felices. Lo que comenzó como una inversión de una semana puede haberse convertido en un hábito formado. ¡Pero qué valiosa facultad para incorporar!

De: Positive Psychology Progress: Empirical Validation of Interventions (El progreso de la Psicología Positiva: una validación empírica de sus intervenciones), de Martin E. P. Seligman, Tracy A. Nansook Park, y Christopher Peterson.  American Psychologist ( El psicólogo norteamericano), 2005, 60, 410- 421.

INVESTIGACIÓN: La redefinición de “sexy” en las mujeres que han pasado los 50

El matrimonio de Mildred, de 46 años de duración, no la había satisfecho sexualmente.  Ahora de 83 años de edad, ella siempre creyó que su propio deseo era muy bajo, especialmente después de que su médico la etiquetó como "frígida".  Después de la muerte de su marido, Mildred comenzó a asistir a conciertos, algo que su marido no había gozado. Al hacerlo, descubrió un amor por el jazz y por un músico de jazz. Este fue atraído por la vitalidad y la personalidad aventurera de Mildred. Juntos encontraron que Mildred estaba lejos de ser frígida. "Actualmente, excitarme no me toma mucho tiempo", dijo ella.

¿Qué significa sentirse "sexy” o atractiva después de los 50?  Leah Kliger, una profesora de salud pública en la Universidad de Washington (Seattle) y la doctora Deborah Nedelman, una conocida terapista sexual, comenzaron a hallar algunas respuestas. Examinaron a 408 mujeres con edades entre los 50 y los 95 años, a través de los Estados Unidos; dirigieron a 10 grupos enfocados en el tema, de más de 100 mujeres, en 10 ciudades de los E.E.U.U.; y condujeron entrevistas muy profundas con 55 mujeres ubicadas en esta categoría de edad.

El estudio reveló que las mujeres simplemente desconocen lo que podría suceder con su sexualidad a medida que envejecen. Aunque el 56 por ciento ha experimentado hasta ahora escaso deseo, el 40 por ciento de las mujeres dijo que su deseo permanecía igual que siempre o era mayor que lo que había sido.  Muchas mujeres informaron que nunca les habían preguntado antes acerca de su deseo sexual, y que realmente lo ignoraban.

La noción de que hay una sola "mejor manera" para que las mujeres de edad manejen su sexualidad funciona en forma totalmente opuesta a lo que indicó el estudio. Los registros de las mujeres describían haber tenido plenitud, excitación, vidas creativas sin tener ningún deseo sexual - o actividad sexual. Al igual que en sus días de juventud, el deseo sexual en estas mujeres tiene altibajos durante más tiempo del considerado normal. Las mujeres que tenían matrimonios de largo plazo hablaron de esta variabilidad, lo mismo que las que habían permanecido solteras durante la mayor parte de sus vidas.  Las viudas lo experimentaron, y también lo hicieron las lesbianas que se hallaban en relaciones comprometidas.

Para muchas mujeres, el deseo sexual era algo que reconocían solamente en lo referente a un compañero sexual. Muchas de ellas admitieron que el principal factor que despertaba su propio deseo es sentir que son atractivas para alguien más. Numerosas mujeres dijeron que su deseo reflejaba a su pareja, por lo que si él (o ella) no estaba interesado/a en ellas, no se sentían sexuales. Diane, quien se halla en los primeros años de sus 50s, dijo: "Respondo a las demandas de un hombre atractivo. Si no hay varones alrededor mío, mi deseo se desvanece".
 
Una gran cantidad de viudas dijo que cuando sus maridos murieron, su deseo desapareció. Sin embargo, Teresa, de 78 años de edad, describió un rebrote ocasional: "Alrededor de una vez al mes tengo un sueño acerca de estar en una isla en alguna parte, y mi marido está allí, y me excito sexualmente. Al principio pensé: ‘¿Me estoy volviendo senil o qué me está pasando?'  Pero entonces calculé que debía ser una reacción normal. La mayor parte del tiempo mis pensamientos están en otro lado". En forma interesante, el 19% de las mujeres en el estudio que sobrepasaban los 80 años dijo que su deseo era mayor de lo que solía ser. Este era un porcentaje más alto que el de las mujeres en sus 50s o 60s o 70s. Por cierto que la salud importa cuando llega el deseo sexual, pero también es importante saber que las mujeres de más de 80 años que se encuentran relativamente sanas pueden ser muy apasionadas, incluso si su deseo había sido menos conspicuo en otros momentos de sus vidas.

El deseo sexual en las mujeres de edad parece estar relacionado con sus sentimientos sobre sí mismas. Más del 50% de las mujeres en el estudio, a través de todas las edades, enumeró cambios negativos en su imagen del cuerpo como factor primario en su experiencia del deseo sexual disminuido. Las mujeres que continuaban sintiéndose más positivas sobre sí mismas como seres sexuales sin importar su edad o su nivel de actividad sexual, habían encontrado una manera de adaptarse a las alteraciones de sus cuerpos y habían alcanzado un nivel de aceptación acerca de cómo lucen actualmente. Esta es una lucha muy importante para muchas mujeres.

El deseo sexual también fue relacionado con la sensualidad en general.  Numerosas mujeres describieron su aprecio creciente por lo sensual dentro de la  vida diaria y en cuán importante se ha convertido para rodearse de belleza.  Para muchas, sus 50s, 60s, y 70s fueron las décadas en las que finalmente se permitieron explorar impulsos creativos e intentar nuevas exteriorizaciones, desde soplar vidrio hasta hacer sonar tambores. Encontraron que tomarse el tiempo para complacerse en estas formas de expresión puede conducirlas a nuevas fuentes de placer y de satisfacción, incluido el placer sexual.

Para que el deseo sexual prospere, también es importante la creencia en que una tiene el derecho, como mujer que ha llegado más allá de sus años reproductivos, de experimentar placer sexual y de expresar su sexualidad como lo desee. Tener una actitud positiva hacia la masturbación como un método de mantener la autonomía sexual es una llave. Reconocer que la experiencia de vida de una mujer por sí sola es extraordinariamente significativa, y permitirse flexionar sus músculos y sentir su energía es un componente crucial de la autoestima y del deseo sexual.

Una de las maneras vitales en que la autenticidad fue expresada por las mujeres de más edad en el estudio estuvo en su capacidad para encontrar humor en el proceso del envejecimiento. La experiencia de hablar con otras mujeres de edad avanzada acerca del deseo sexual en estos grupos era profundamente liberador y tranquilizador, y frecuentemente fue una experiencia que desearon repetir. Conversar mujeres con mujeres es una poderosa herramienta para el cambio.

De una presentación de Leah Kliger y Deborah Nedelman, New View Conference (Conferencia sobre la nueva visión), Montreal - Canadá, del 9 de julio de 2005. Their Forthcoming book is: “Still Sexy After All These Years? The 9 Unspoken Truths About Women’s Desire” (Su próximo libro se titula: ¿Sigue siendo atractiva después de todos estos años?  Las 9 verdades no dichas sobre el deseo de las mujeres), publicado por Penguin/Perigee.  Para una relación completa de esta presentación, contactarse con: info@womenbeyond50.com

EN LAS NOTICIAS

* LIFELONG LEARNING IN AN AGE IRRELEVANT SOCIETY (EL  APRENDIZAJE  COMO UNA ACTIVIDAD DE  POR  VIDA  EN  UNA  SOCIEDAD DESENTENDIDA DE LA EDAD)

Se ha convertido en un axioma en nuestra cultura que el aprendizaje debe ser una actividad de por vida. Antes del siglo 20, se asumía que después de más o menos los 65 años, las personas se retiraban de la vida social y no se interesaban en aprender cosas nuevas. En términos gerontológicos, ésta fue llamada la teoría de la desocupación. Hoy en día, esta idea se ha abandonado por la visión opuesta de que la segunda mitad de la vida está diseñada para permitir el cultivo de la sabiduría interior y de la auto-integración. Junto con esta última idea ocurre que los términos de vida llegaron a ser más largos y que se incrementó la cantidad de personas retiradas de sus ocupaciones.

En los años 70 muchas legislaturas estatales crearon leyes que permitieron que las personas de más edad pudieran asistir a instituciones de educación más elevada, libres del pago de cuotas y matrículas. Se expandieron otras formas de enseñanza para adultos, asociadas con dinero federal para los centros para mayores a través del país.  En los años 80 el crecimiento de las instalaciones educativas para mayores, de las agencias federales para el envejecimiento, y la eliminación del retiro obligatorio llegaron a ser importantes para los estudiantes de edad avanzada.  Entre los años 80 y el presente, "…el campo del envejecimiento ha experimentado un cambio de paradigma... del decrecimiento biomédico o 'falla del modelo' de envejecimiento...al más optimista ‘éxito’ o ‘beneficiosa’ perspectiva sobre el envejecimiento" (pág. 206).  Una nueva teoría del envejecimiento se denomina "gerotrascendencia”, que significa desarrollar una nueva, más reflexiva, percepción de la vida. La gerotrascendencia ha ayudado a generar en años recientes un abundante número de programas educativos orientados espiritualmente, y podría estar representada por From Age-ing to Sage-ing (De ir envejeciendo a convertirse en sabio), del rabino Schachter-Shalomi.

Lo importante es que hay diversidad en los programas de aprendizaje para los ancianos porque no existen grupos de ancianos unificados. Mejor dicho, hay tanta diversidad entre la gente de edad como entre los más jóvenes. No hay una medida que se adapte a todos. El autor hace referencia a que como se produce una nueva y activa imagen de la población anciana, y la edad se convierte en una cifra demográfica de menor relevancia, entonces las ventajas educativas especiales que se han desarrollado previamente pueden no aprovecharse.  Los datos recientes sugieren que las inscripciones en ciertos programas educativos para adultos están disminuyendo. Las tarifas de los albergues de Elderhostel para los estudiantes de edad avanzada han caído y la edad promedio de los participantes ha aumentado desde 68 a 72 años (N.del T.: Elderhostel es una organización de albergues).  No obstante, no es una crisis seria si la gente de edad se está ocupando en actividades no-segregacionistas, en vez de las que se han diseñado especialmente para los ancianos. Esta es una crisis que pensamos que puede manejarse.

Para más información sobre las Lifelong Learning Institutions (LLI), instituciones para el aprendizaje de por vida, hay que chequear la Elderhostel Institute Network, red que tiene información sobre más de 300 LLI (www.elderhostel.org/ein/intro.asp)

De: The Older Learner’s Journey to an Ageless Society: Lifelong Learning on the Brink of a Crisis (El viaje del estudiante de edad avanzada hacia una sociedad siempre joven: el aprendizaje de por vida al borde de una crisis), por Ronald J.  Manheimer. Journal of Transformative Education (Diario de la educación transformativa), julio de 2005, 198-220.

RESPONDEN LOS LECTORES

* Dick Barrett nos escribe acerca del legado de su madre.

Deseo compartir con mis amigos en la comunidad del campus que junto con mis cinco hermanos y hermanas asistimos al entierro de mi madre, ayer por la mañana.  Tenía 96 años de edad.  Fue profesora en forma parcial durante cinco décadas, comenzando en los años 30 hasta los años 70. Nos propusimos llamar durante varias horas en el día previo a su misa fúnebre principalmente para que nuestra familia pudiera acudir desde diversas partes del país. Nos quedamos sorprendidos cuando, aparte de la familia, más de 130 personas vinieron a darle sus respetos.

Una mujer trajo una vieja tarjeta de biblioteca (su primera) datada hacía 62 años, y dijo que todavía recuerda oír la versión de mi madre de ese viejo proverbio acerca de que nunca se está solo si uno tiene una tarjeta de biblioteca. Otro hombre trajo un libro de cuentos que su madre le había dado en los años 50. Ella había quedado tan cautivada por la manera en que "la hermosa señora Barret le había leído” los mismos relatos en su primer grado que lo convirtió en el libro inicial de lectura para sus niños.

Anne, una mujer de 96 años que había sido compañera de estudios de mi madre, vino solamente a una corta visita para poder decirle a la familia qué persona maravillosa había sido nuestra madre "incluso en su juventud". Cuando le preguntamos cómo había llegado a la funeraria, nos contestó que ella misma había conducido su coche. Contó que supuso que había conducido nada más que cinco millas (unos ocho kilómetros) pero en realidad condujo diez millas (dieciséis kilómetros) para decirle adiós a su amiga.

CRITICA LITERARIA

WOMEN’S LIVES, WOMEN’S LEGACIES: PASSING YOUR BELIEFS AND BLESSING TO FUTURE GENERATIONS (VIDAS FEMENINAS, LEGADOS FEMENINOS: TRANSMITIENDO SUS CREENCIAS Y BENDICIONES A LAS GENERACIONES FUTURAS), por Rachel Freed, Fairview Press, 2003.

Esta revisión fue una contribución de Judith Helburn, una acreditada líder en sabiduría del Spiritual Eldering Institute (N.del T.: Instituto para la Maduración Espiritual).

Este libro se centra en el legado y en la voluntad ético-espiritual. La autora está familiarizada con el Spiritual Eldering, el trabajo de Zalman Schachter-Shalomi;  ella sigue muchas de sus enseñanzas tales como perdonar, hacer frente a su mortalidad y, especialmente, dejar un testamento ético-espiritual.  Freed nos da sugerencias para generar un testamento tal como para transformar a nuestros valores en bendiciones: “De vez en cuando, he intentado redactar un legado para mis hijos y he hallado como que termina sonando como instrucciones o, aún más, como órdenes”. Aquí está apenas uno de sus ejemplos:

Instrucción: ama profundamente. Bendición: puedes ser bendecido como lo fui yo al haber estado con gente a la cual amar profundamente, y puede tu amor ser devuelto en abundancia.

En uno de los últimos capítulos, "Legados Alternativos", sugiere plantar un árbol, fabricar un collage o crear una herencia visual, artística, tal como un acolchado, como alternativas a dejar por escrito un testamento ético-espiritual.

WIDOW TO WIDOW: THOUGHTFUL, PRACTICAL IDEAS FOR REBUILDING (DE UNA VIUDA A OTRA: REFLEXIONES, IDEAS PRÁCTICAS PARA RECONSTRUIR SU VIDA), por Genevieve Davis Ginsburg.  De Capo Press, 2004.

Esta guía del auto-esfuerzo representa un tesoro de consejos prácticos y terapéuticos para aquellas  mujeres que se estén enfrentando con la experiencia emocional más difícil de sus vidas. La autora, viuda y terapista, describe la reconstrucción de la vida después de esta pérdida usando sus propias experiencias y las de sus clientes. Mientras que la pérdida es claramente difícil de sobrellevar, existen algunos avances que se harán como un proceso del ajuste a este nuevo estado que se presenta. Tal vez lo más importante sea que la viudez le da a una persona la oportunidad de desarrollar una nueva identidad, libre de las obligaciones de los roles, tales como hija y esposa. La nueva vida de soltera constituye una época de volver a descubrir o de crear a un nuevo yo, uno que sea independiente de expectativas anteriores. Los antiguos pasatiempos, deseos, y hábitos de vida pueden ser recuperados y ser gozados (por ejemplo, mirar películas viejas hasta la medianoche, con una amiga, mientras comemos palomitas de maíz). Esto puede ser muy liberador, si se extraña la experiencia. La ayuda de amigos cercanos y de los hijos puede hacer esta transición más fácil. El libro acentúa que no hay una sola manera de afligirse y superar la separación. Cada persona, dentro de diversos contextos culturales y sociales, con diversas preferencias personales, puede hacer frente a este nuevo papel en forma diferente. Además, algunos días son para conservar el luto por las pérdidas, y otros son para limpiar los armarios.

ANUNCIOS Y PROXIMOS ACONTECIMIENTOS

* LA UNIVERSIDAD DE ITHACA y EL CENTRO ITHACA PARA EL ENVEJECIMIENTO CREATIVO serán anfitriones, el 26 de octubre de 2005, de "Memorias y relatos: desarrollando círculos de literarios de cuentos con los ancianos". Este taller hará una revisión de la investigación sobre la gerontología, la psicología, la antropología, y de los estudios del folklore. La meta del taller es identificar a los mejores acercamientos del programa hacia las instalaciones y las organizaciones residenciales de la comunidad.  Para informarse: contactar a Terry A. Beckley, coordinador del programa de Extensión del Instituto de Gerontología de la Universidad de Ithaca, al 607-274-1967.

* LA VIDA FELIZ DE LOS PLAYSHOPS PARA LOS ADULTOS en Nueva York (N.del T.: los playshops son lugares divertidos en los que se puede disfrutar de diversas disciplinas), le brinda a los ancianos la capacidad para ser creativos y experimentar la alegría que viene a través de juego. La Directora, Laraine Pearson, puede adaptar Playshops a cualquier grupo establecido (incluyendo intergeneracionales). Se puede obtener información llamando al 718-432-8679.

* INVERTIR EN EL ENVEJECIMIENTO, consolidando a las familias, a las comunidades y a nosotros mismos. Es una conferencia conjunta del Concejo Nacional sobre el Envejecimiento (Nacional Council on the Aging) y la Sociedad Norteamericana sobre el Envejecimiento (American Society on Aging), del 16 al 19 de marzo de 2006, en Anaheim, California.

Información para los Lectores

- Para subscribirse al Boletín, se debe ingresar en la página de subscripción de HealthandAge.com en: http://www.healthandage.com/Home/gm=22 o, si lo prefiere, escriba a Mary Gergen a gv4@psu.edu

- Consultas y colaboraciones
Si Usted desea formular preguntas o posee algún material que desea compartir con los demás lectores del boletín, por favor envíe un correo electrónico a Mary Gergen a gv4@psu.edu

- Números anteriores
Las anteriores ediciones del boletín están archivadas en: http://www.positiveaging.net

- Cómo suspender su subscripción o modificar su dirección de correo electrónico
Confiamos en que usted disfrute el boletín. Pero si desea, por cualquier razón, dejar de recibirlo, envíe por favor un correo en blanco a:
leave-whef-positive-449255K@nl.healthandage.com
Para cambiar su dirección, envíe la misma a Mary Gergen a: gv4@psu.edu

Ingrese a: http://www.healthandage.com
Puede ver también las demás actividades del Instituto Taos en:
http://www.taosinstitute.net

Top